Skip to content
Mamatipz

El sueño de mi bebé

27 August 2019

Contenidos de la página

Aquí les cuento la historia completa de cómo fueron las cosas desde que Diego nació y como es ahora.

Me inspiré por el Q&A que hicimos mi cuenta de Instagram y por la gran cantidad de mensajes que recibí diciéndome que les aliviaba saber que alguien más también había batallado para que su bebé durmiera los primeros meses.


Lo más difícil

Los primeros 3 meses fueron los peores, siento que estuve despierta todo el tiempo, dando pecho todo el tiempo, tratando de dormirlo todo el tiempo.

Mi esposo hacía todo lo que podía: cambiar pañales, bañarlo, arrullarlo, parecía que nunca terminaba el trabajo.

Máximo, Diego dormía hora y media seguida… a veces solo 20 minutos. Vivíamos despiertos noche y día. Diego “dormía” en nuestro cuarto, en la cuna de colecho, con máquina de ruido blanco.

No hacíamos ruido ni prendíamos la tele, pero uno de los errores que creo que cometimos fue que dejábamos una mini lámpara prendida toda la noche, casi no daba luz. Pero cómo nos despertábamos a cada rato era lo más fácil para nosotros.

Después me di cuenta que tal vez con oscuridad absoluta hubiera dormido más… o tal vez no.


Empieza a mejorar

El cuarto mes “mejoró” durmiendo 2 o 3 horas seguidas. De repente entre los 5 meses empezó a dormir 4-5 horas. Me despertaba seguido a ver si estaba respirando, no era “normal” para él.

También a los 5 meses quería ya cambiarlo a la cuna normal a su cuarto porque me parecía que se despertaba cada que tocaba los lados de la cuna de colecho. Pero la recomendación de la AAP es de compartir habitación mínimo los primeros 6 meses por cuestiones de seguridad y muerte de cuna. Entonces con mi paranoia, me esperé.

Ahora creo que debí cambiarlo a su cuna antes y mejor poner un sensor de respiración para yo dormir tranquila.

Algo que hicimos alrededor de los 5 meses fue empezar a ponerle aceite esencial de lavanda en el agua del baño. No sé si fue esto lo que ayudó pero por si a caso lo seguimos usando unos meses.

Tratamos de poner horarios, de seguir guías de sueño, leímos 2 libros pero nada funcionaba.

NO intentamos ningún método de dejarlo llorar.

Dormía cuando quería (casi nunca quería) y siestas cortas. También el problema es que estábamos un poco perdidos y no sabíamos cuanto tenia que dormir ni nada.

Las guías si nos ayudaron un poco a fijar los horarios de comidas (sólidos +6M), a saber cuantas horas más o menos debía estar durmiendo cada mes, a entender cada cuanto deben de dormir siestas y cuantas, etc.

Entonces si fueron de ayuda en varios aspectos, sin embargo no logramos hacerlo dormir las noches enteras con esas guías ni libros.

Intentamos el colecho en la misma cama, salió mil veces peor, nos quería despertar para jugar, no dormía NADA.

Empezamos entonces una rutina nocturna, puedes ver el post en mi Instagram donde te cuento todo lo que hacemos. Creo que entendió y le sirvió mucho saber lo que seguía, también para él mismo prepararse para dormir.


La luz al final del túnel

Cuando cumplió 6 meses lo cambiamos a su cuarto y fue una maravilla. Nos dimos cuenta de que parte de su problema era saber que había gente con él y de que la cuna de colecho de quedaba chica.

Empezó a dormir algunas noches 10-11 horas seguidas la primera vez me desperté que se me salía el corazón cuando vi la hora y vi que habíamos dormido toda la noche, pensé que le había pasado algo.

Algunas noches seguían siendo malas, despertaba 2 o 3 veces pero ya era un súper avance.

Creo que aparte de dormirlo solo, ayudó mucho la oscuridad absoluta en su cuarto (pusimos cartulinas negras en las ventanas), la lavanda hizo su efecto y tener una rutina fue lo mejor que pudimos haber hecho.


¿Por qué no intentamos entrenamientos de sueño de dejar llorar?

Para empezar he leído mucho sobre lo malo que es dejar llorar a un bebé, aparte de que no puedo dejarlo llorar a propósito. También este tipo de entrenamientos, pueden funcionar pero puede afectar su equilibrio emocional por que se apresura a su madurez.


¿Cómo son las cosas ahora?

Cumpliendo 10 meses en general dormía ya 10-11 horas por noche y 2 siestas en el día (3 horas en total más o menos).

Hoy, a los 16 meses, duerme unas 10 horas por noche y una sola siesta. A veces la siesta es de una hora y media y a veces de 3. En base a eso adaptamos los horarios de comer y de acostarlo en la noche.

Seguimos teniendo algunas noches malas, no te puedo decir que mi bebé duerme toda la noche todas las noches, para nada y esto es lo más normal del mundo, es un bebé.

Sobre todo nos damos cuenta de que duerme mal cuando está demasiado cansado por que no durmió suficiente en el día o cuando le está brotando un diente nuevo.

Pero a veces simplemente creo que no quiere o no puede dormir, así son los bebés.


Mi conclusión

Yo entendí que el sueño de un bebé debe de ser a libre demanda como la lactancia, solos encuentran su ritmo, solos hacen sus horarios y se necesita mucha paciencia, pero nadie dijo que la maternidad era fácil 🙂

Me di cuenta de que si hay que tener un ritmo en cuanto a la cantidad de horas que puede estar despierto dependiendo de su edad. Pero también hay que adaptarse todos los días (al menos con Diego así es) no tratar de tener horarios estrictos por qué todo depende de sus siestas, de sus comidas y de las salidas que hagamos.

Hay días más cansados que otros. También hay que tener presente que cada bebé es diferente, no a todos nos funciona lo mismo.

Todos los bebés aprenden a dormir, no te sientas mal si alguien te dice que su bebé duerme toda la noche desde que nació y cosas así.

Lo más normal es batallar con el sueño de los bebés, ¿de dónde crees que salen todas esa frases de: “aprovecha para dormir en el embarazo por que después no podrás”? Salen de la realidad, para la gran mayoría es difícil.

Aprovecha que tu bebé te necesita, pronto extrañaremos los despertares nocturnos con nuestros bebés, aunque no lo creas 😉